Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

 

Número:

0533

Imagen:

Nuestra Señora de los Reyes.

Hermandad:

Asociación de Fieles de Nuestra Señora de los Reyes y San Fernando. Sevilla

Pintor:

Antonio Kiernam Flores (imagen mariana), tomando posiblemente como modelo un óleo de Santiago Martínez Martín (1890-1979).

Fábrica:

Fábrica Santa Ana. Sevilla. 

Fecha:

1937

Ubicación:

Fachada del Convento de la Encarnación. Plaza Virgen de los Reyes. Sevilla.

Medidas:

1,00 m. X 1,40 m. (aprox.) Imagen central.
2,00 m. X 3,50 m. (aprox.) Conjunto.

Fotografías:

Antonio Entrena Aznarte.

Leyendas:

En el tímpano: Sevilla agradecida a su Madre Reina y Abogada. Sábado 18 de julio de 1936.
En el banco: Inmaculada Virgen de los Reyes / asunta en cuerpo y alma a los cielos / Mediadora en la dispensación de las gracias / Patrona muy amada de Sevilla /  intercede piadosa por nosotros.

Más datos:

Sobre fondo amarillo tan característico de este pintor, aparece frontalmente la Virgen de los Reyes, vestida con su manto azul celeste, regalado por la Condesa de Casa Galindo en 1904, con ocasión de la Coronación Canónica y la corona que estrenó para dicha ceremonia. El panel está enmarcado por un perfil arquitectónico de mampostería, pintado en blanco, compuesto por frontón curvo, pilastras, banco y una pequeña repisa de cuarto de esfera, decorada con acanaladuras. El frontón y el banco están revestidos de azulejos con los textos.
Francisco José Vallecillo Martínez. El retablo cerámico del siglo XX. Devociones populares sevillanas. Tesis doctoral.

 

A la izquierda Antonio Kiernam en la década de 1940, ya como director artístico de Cerámica Santa Ana, terminando otro retablo  de la Virgen de los Reyes similar al que pintara años antes en la Fábrica Santa Ana. Obsérvese que todos llevan corbata a pesar de trabajar en un ambiente polvoriento.

 

 

 

La mañana del 15 de agosto de 2012, en su salida anual, la procesión de la Virgen de los Reyes modificó su
 recorrido en torno a la catedral para dirigirse al monumento dedicado por Sevilla a Su Santidad el Papa
 Juan Pablo II, que había sido descubierto la noche anterior. De esta forma, pasó de forma extraordinaria
 por delante del retablo cerámico con su efigie que preside la Plaza Virgen de los Reyes, imagen inédita.