Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
EL DOBLE VÍA CRUCIS DEL CONVENTO DE LAS
RELIGIOSAS CLARISAS CAPUCHINAS DE SEVILLA
ALFREDO GARCÍA PORTILLO
 

Este convento empezado a construir en los albores del siglo XVIII por el arzobispo de Sevilla don Jaime Palafox, sufrió un pavoroso incendio en 1761, perdiendo gran parte de su construcción y enseres, un año más tarde se comenzaría su reconstrucción.

En la actualidad y en las dependencias existentes junto a la iglesia de Santa Rosalía, encontramos un Vía Crucis de interés, primero por su antigüedad (siglo XVIII) y segundo por estar ubicado sobre los restos de otro del mismo siglo pero algo más antiguo.

.

Una de las estaciones antiguas que se conserva más íntegramente
 

Éste último, es decir el más antiguo de los dos, está incompleto en cuanto a piezas se refiere y es de suponer que por el deterioro sufrido cuando el incendio, solo se pudieran salvar parte de los azulejos. No obstante al haberse conservado un número elevado de éstos se respetó y quedó como testigo de lo sucedido. Los restos del mismo evidencian que se trata de un Vía Crucis basado en los modelos clásicos de la época, que en gran parte obedecían a un tipo prefijado. En este caso la red modular obedece a tres filas de tres azulejos cada una  También podemos observar como a diferencia de otros de la época, está realizado en azul sobre blanco, como el de la iglesia arcense de San Francisco.

En 1769 se hizo un nuevo Vía Crucis, en este caso de una sola pieza y realizado con los colores típicos de la época (ocre, verde musgo, amarillo ,azul y pardo). Se trata de una miniatura y las escenas, en su mayoría desprovistas de cualquier ornamento ajeno al momento que se representa, disponen de una composición distinta a las del anterior.

La estación 12 no está numerada como las demás, sino rotulada.
 

Podemos también comprobar como el modelo del primer Vía Crucis, no se ceñía escrupulosamente al de Jerusalén por tener la primera de las escenas alterada (Jesús flagelado en vez de la Sentencia de Cristo) y a la hora del cambio, fue sustituido por el otro, que si era fiel a dicha representación.

En esta estación se conjugan piezas originales (4,7,8 y 9), azulejos de época sustituyendo a los originales (3 y 6),
una pieza mal colocada de las primitivas (1) y 2 piezas nuevas sustituyendo a los azulejos 2 y 5 originales.
 

Las piezas del Vía Crucis más moderno tienen unas medidas de 12,5 x 12,5 cm y están enmarcadas por una sencilla línea azul. En la zona inferior se encuentra un margen en el que bien se indica el número de la estación, bien se coloca el nombre de la misma. Por su parte, las piezas antiguas no se encuentran numeradas. Curiosamente las escenas no se han colocado en el mismo orden sobre las primitivas, así sobre la primera de éstas, que era un Jesús atado a la columna se incrustaron dos azulejos, uno perteneciente a la estación catorce y otro que muestra una escena posterior como es la cruz con el santo sudario, devoción muy extendida. Analizando el que podría denominarse modelo antiguo, podemos indicar que las piezas 4,7,8 y 9 pertenecen al original, las piezas 3 y 6 del original, sin duda dañadas, fueron reemplazadas por azulejos planos de época y las piezas 2 y 5 se sustituyeron por dos nuevos azulejos en cuya zona inferior se indicó la fecha de ejecución del modelo nuevo.

Analizaremos la correspondencia entre las estaciones del antiguo y nuevo modelo, los azulejos que perviven del modelo primitivo, las piezas desaparecidas y sustituidas por azulejos de época y los azulejos mal colocados, para ello mostramos a continuación esta tabla.

 

 Nuevo  Antiguo Piezas existentes  Mal ubicadas  Azulejos de época
1 14 1,2,3,4,6,7,8,9 7,9  
2 6 1,2,3,4,6,7,9   8
3 4 1,2,3,4,7,8,9   6
4 8 1,2,3,4,6,7,8,9    
5 13 1,2,3,4,6,7,8,9    
6 11 1,2,3,4,6,7,9    8
7 10 1,2,3,4,7,8,9 1,3 6
8 12 1,2,3,4,7,9   6,8
9 5 1,2,3,4,7    6,8,9
10 9 1,2,3,4,6,7,9    8
11 7 1,2,3,4,6 7    8,9
12 3 1,2,3,4,7,8 1,7 6,9
13 2 1,2,3,4,7   6,8,9
14 1 1,4,7,8,9 1 3,6
 

En casi todas las estaciones (en realidad todas menos la 1), del primer Vía Crucis, las piezas 1,2,3 y 4 permanecen intactas, no conservándose obviamente y por sustitución de las piezas por las nuevas ninguna central (5). Sobre el total de las piezas antiguas encontramos 19 piezas sustituidas por azulejos de época que corresponden a 11 estaciones distintas. Además existen una serie de azulejos que sobre las estaciones primitivas no se encuentran ubicados en su posición exacta así en la estación 14-15 (1 del más moderno) las piezas 7 y 9 están intercambiadas y alteradas en su posición, en la estación 10 (7 del más reciente), sucede lo mismo con los azulejos 1 y 3 y las piezas 1 y 7 de la estación 12 también presentan cambio de ubicación, por último en la estación 14 la pieza 1 pertenece a otra ubicación.

Texto y fotografías: Alfredo García Portillo. Agosto 2009.