Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
DECORACIÓN CERÁMICA DE LA IGLESIA DE SAN LORENZO DE ALMANCIL
 MARTÍN CARLOS PALOMO GARCÍA
 

 

El origen de la iglesia de San Lorenzo, de Almancil, en el Algarve, comarca del sur de Portugal, se pierde en la distancia del tiempo. La primitiva edificación del templo es anterior al siglo XVI, siendo construido inicialmente como una ermita. En los siglos posteriores sufriría grandes reformas, hasta llegar a configurarse como el templo actual, cuyo interior está prácticamente recubierto de azulejos en su totalidad. Tanto en las paredes laterales como en las bóvedas y en las cúpulas, se representan los distintos pasajes de la vida de San Lorenzo Mártir.

La realización de esta impresionante obra de azulejería data de 1730, a manos del ceramista Policarpo d´Oliveira Bernardes, cuyo nombre aparece en una cartela, que realizaría esta grandiosa obra por encargo de unos Condes venidos del norte del país. El historiador especialista en cerámica Engenheiro Santos Simöes nombra a este templo como el más notable del Algarve, de los más extraordinarios de Portugal, y sin dudas del mundo entero.

Se sabe que los azulejos fueron pintados fuera del lugar, llegando en barco hasta la playa más cercana, transportados posteriormente en carretas tiradas por bueyes hasta la Ermita, donde eran cuidadosamente adosados con primorosa dedicación y esmero.
 


 

San Lorenzo fue un santo de origen español, probablemente nacido en Huesca (Hispania Tarraconensis) en el siglo III d.C., que en Roma estuvo largo tiempo junto al Papa Sixto II, al sustituirle como diácono primero de la Iglesia de Roma cuando éste fue nombrado Pontífice.

Se dice que por humildad lavaba los pies a los cristianos e hizo recuperar la vista a dos ciegos tras administrarles el Bautismo. Hacia el año 258, siendo el Papa Sixto martirizado por decapitación, entregó a Lorenzo todos los bienes de la Iglesia. Llamado por el prefecto Cornelio Secolare a su presencia al objeto de que se los entregase, pidió tres días para poderlos recoger. Durante ese tiempo reunió Lorenzo a todos los pobres, viudas y huérfanos que habían sido beneficiados y los presentó ante él indicando que eran los depositarios de los bienes de la Iglesia. Como respuesta murió quemado vivo sobre unas parrillas, tras sufrir la pena de flagelación y quemarle las costillas con un hierro al rojo. Murió el 10 de agosto del año 258, pocos días después de Sixto II.

Son ocho los paramentos dedicados a ensalzar la vida y obras de caridad de San Lorenzo, dos en los laterales del crucero y seis en la nave principal, tres a cada lado. De estos ocho, tan solo podemos describir por el momento siete, pero dada la importancia de esta obra creemos merece ser divulgada. Los pasajes antes citados son los siguientes:
 


San Lorenzo repartiendo los antes citados bienes (tesoros) a los pobres (“ET THESAURUM ECCLESIA DEDIT PAUPERIBUS”: “Y un tesoro la Iglesia ha dado a los pobres”).

Recuperación de la vista por los ciegos tras ser bautizados por el diacono Lorenzo (“LAUDANTIUS BONUM OPUS OPERATUS EST, QUI PER SIGNUM CRUCIS CAECUS ILLUMINAVIT”: “Una buena obra más elogiable se ha producido, por lo cual a través del signo de la Cruz ha iluminado a los ciegos”).

El Papa Sixto es llevado a su martirio, anunciándole el Pontífice a Lorenzo que pocos días después correría la misma suerte (“NON EGO TE DESERO FILI: POST TRIDUUM ME SEQUERIS”: “Yo no te abandono, hijo: después de tres días me sigues”).
 


Prendimiento del Santo y posterior martirio en la hoguera (”CIRCUNDIDERUNT ME INDIQUE, ET NON ERAT QUI ADJUVARET”: “Me rodearon por todas partes y no había quien ayudara” -“me auxiliara”-)

San Lorenzo presenta al Emperador los tesoros de la Iglesia (“HIC SUNT THESAURI ECLESIAE IN QUIBUS CHRISTUS EST”: “Aquí están los tesoros de la Iglesia en los cuales está Cristo”)

Conminación al Santo para renegar de la Fe y adorar a falsos dioses: ·”DEUM MEUM COLO, ILLI SOLI SERVIO ET IDEO NON TIMEO TORMENTA TUA”: “A mi Dios venero, a él solo sirvo y por ello no temo tus tormentos”)

El martirio de Lorenzo propiamente dicho : “IN CRATICULA TE DEUM NON NEGAVIT” (En la parrilla a ti, Dios, no he negado), en alusión a su permanencia en la Fe a pesar de ser quemado vivo a fuego lento para mayor suplicio.
 


 

Además de los paneles antes citados, toda la bóveda está revestida en su totalidad de paneles cerámicos, cuyas escenas principales están dedicadas a la entrada en el Reino Celestial de San Lorenzo Mártir, siendo recibido por la Santísima Trinidad y siendo coronado de Gloria.

Por último, en el Coro, quedan representadas las alegorías de la tres virtudes teologales, la Fe, la Esperanza y la Caridad.

Hemos de hacer constar que las inscripciones latinas que recogemos en el texto han sido supervisadas a petición nuestra por el profesor D. Juan José Morillas Rodríguez, quien nos hace la atinada observación de que suelen grabarse faltas en los textos latinos, pues los artesanos no son precisamente expertos en latín, y muchas veces graban lo que le dicen o interpretan. En este caso en el texto están correctamente escritas y traducidas para su posible comparación con la recogida en los azulejos. Nuestro agradecimiento por ello.

Texto: Martín Carlos Palomo García, con el asesoramiento en las frases latinas de Juan José Morillas Rodríguez. Octubre 2010
Fotografías: Alfonso García García
 

Ver fichas de catalogación de los diferentes paneles de la iglesia de San Lorenzo de Almancil.
 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com