Presentación   Historia   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
AZULEJOS HOLANDESES EN CÁDIZ (I)
ALFREDO GARCÍA PORTILLO
 


 

Cádiz fue como en tantas otras cosas, puerta de entrada, en este caso de la cerámica holandesa, habiendo quedado  solo restos de un gran patrimonio que se ha ido perdiendo con el paso de los tiempos.

Comenzamos esta serie de entregas sobre el azulejo holandés en Cádiz y su provincia, en la que analizaremos los distintos restos que han pervivido, aunque se encuentren actualmente en otra localidad, dejando constancia de los mismos, incluyendo cuando la ocasión lo permita las estampas de los que estos derivaron e intentando su relación con otros que representan similar iconografía.

Es muy frecuente relacionar a todos los azulejos holandeses con la cerámica de Delft, si bien esto ha sucedido por extensión de la fama que dicha ciudad adquirió como centro de fabricación azulejero, al conjunto de Holanda y debido a la calidad que presentaron sus piezas. Podrá comprobarse a lo largo de esta serie como la procedencia de los azulejos es en ocasiones de Rotterdam, otras veces de Utrech y por supuesto también de Delft.

La cerámica holandesa fue durante mucho tiempo de tipo poroso y mate, es decir no sufría proceso alguno de vitrificación, o por decirlo de otra forma no se llegaba a fundir el cuarzo con la arena, la evolución de este tipo de cerámica pasó por la comprensión del secreto de la fabricación del azulejo y su posterior vitrificado, creando un material mucho más duro y a la vez impermeable, para lo que se hizo necesario un perfeccionamiento de los hornos de forma que estos alcanzaran una mayor temperatura. En principio se trataba de forma artesanal de conseguir una galleta  y eliminar el exceso de agua, luego y durante un día se mantenía en un horno a temperaturas cercanas a los 1.200 º centígrados, quedando así preparada la superficie para ser decorada, a continuación se bañaba la pieza en una solución que le daba el color del fondo, que es blanco en este tipo de azulejería. El siguiente paso lo daban los pintores de azulejos, que con pinceles muy finos realizados a mano y utilizando pigmentos tales como el óxido de cobalto o el manganeso, realizaban las figuras con mayor o menor pericia, según su destreza. La pieza era seguidamente sumergida en un barniz blanco y sometida a una nueva cocción que provocaba que éste se derritiese quedando una capa traslúcida sobre el dibujo. El proceso había concluido y con él, el azulejo había adquirido un color por lo general azul característico, si bien no es el único en dicha azulejería.

La imagen que presentamos, se encuentra en el pasillo de acceso a la Capilla del Sagrario de la Iglesia de San Juan de Dios de Cádiz y pertenece a un conjunto de azulejos dieciochescos procedentes de Rotterdam, que se colocaron en la zona indicada en el momento de su remodelación allá por los años 50 del pasado siglo XX.

La fuente literaria utilizada la encontramos en el libro del Génesis 2: 4-8

"Cuando el Señor Dios hizo la tierra y el cielo, 5 aún no había ningún arbusto del campo sobre la tierra ni había brotado ninguna hierba, porque el Señor Dios no había hecho llover sobre la tierra. Tampoco había ningún hombre para cultivar el suelo, 6 pero un manantial surgía de la tierra y regaba toda la superficie del suelo.

7 Entonces el Señor Dios modeló al hombre con arcilla del suelo y sopló en su nariz un aliento de vida. Así el hombre se convirtió en un ser viviente.

8 El Señor Dios plantó un jardín en Edén, al oriente, y puso allí al hombre que había formado."

Las estampas realizadas por Matthäus Merian der Ältere sirvieron como modelo iconógrafico de esta serie, concretamente presentamos el siguiente grabado:
 


 

 

Aunque en la estampa presenta similar posición el caballo con el unicornio de la pieza cerámica, la presencia de éste último podemos rastrearla también en otros grabados de dicha obra, incorporamos el fragmento que lo incluye y que pertenece al grabado del pecado original.

Igualmente en los grabados de Pieter Hendriksz Schut, realizados en el año 1659, y que se han tomado de "Toneel ofte Vertooch der Bybelsche Historien cierlick in´t koper gemaeckt door Pieter H. Schut ende in druck vitgegeven door Nicolaes Visscher, tot Amsteldam anno 1659", encontramos modelo iconográfico válido:

 

   

 

Texto y fotografías: Alfredo García Portillo. Navidad de 2011.

 

Ver otros artículos de este autor.
 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com