Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
LOS RETABLOS CERÁMICOS DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN. (47)
VIRGEN DEL LLEDÓ. CASTELLÓN DE LA PLANA.
PASCUAL LUIS SEGURA MORENO
 

Imagen: Mare de Déu del Lledó
Autor: Rafael Guallart Carpi
Fabrica: taller propio del ceramista. Castellón
Técnica: azulejo plano esmaltado, dibujo estarcido y pintado a mano.
Fecha: 1967
Medidas: Vertical, 60x45 cm. Doce azulejos de 15x15 cm.


Iconografía: El ceramista Guallart en este retablo, nos presenta el momento de la “troballa” (hallazgo) de la imagen de la advocación mariana de la Mare de Déu del Lledo o Lidón (castellanizado) en Castellón ciudad.

Cuenta la tradición que hacia el año 1366, un labrador llamado Perot de Granyana, mientras roturaba su campo con una yunta de bueyes, notó que su reja se había enganchado en la raíz de un gran almez, latonero o lidón, que allí había plantado, al escarbar para buscar el motivo de su tropiezo, apartando un gran piedra tuvo la dicha de encontrarse una pequeña deidad milenaria de formas femeninas, de alabastro duro de 7 cm. de altura, creyendo ver en ella la figura de Nuestra Señora.

Sobre un fondo de cielo azul, en el centro del retablo un gran latonero que emerge de la tierra, cuyas raíces aéreas están a ras del suelo, mientras una gran copa con ramas de hojas verdes cubren la totalidad del tercio superior; en el centro anteponiéndose al tronco del árbol, elevada del suelo, la imagen relicario de la Mare del Déu del Lledó con su iconografía habitual; el ceramista nos la presenta como una mujer de rostro joven, cuya cabeza ciñe una corona imperial cerrada y aureola flamígera de estilo barroco; las manos juntas a la altura del pecho en posición de oración y sumisión a Dios; viste una túnica y toca blanca, sobre los hombros un gran manto en forma de campana con profusión de bordados simulados le cubre casi todo el cuerpo, y que cierra por los pies, a los que se antepone una luna creciente apocalíptica plateada. Bajo las manos, en el vientre, el relicario, ubicado en una excavación enmarcada, en la que se aprecia en su interior la pequeña imagen hallada por Perot. Unas nubes algodonadas rodean la figura de la Virgen, reforzando así el carácter divino del hallazgo de Nuestra Señora y al mismo tiempo que ayudan a la perspectiva del propio retablo.

En la parte inferior del retablo un paisaje que simula un campo yermo, con poca vegetación, tan sólo cuatro arbustos en los lados; en el centro se erige en solitario el latonero, ocupando toda la escena; a los pies del árbol, un labrador (Perot de Granyana) vestido a la usanza del siglo XIV, guía con su mano derecha en el timón de la yunta con dos bueyes, mientras levanta la cabeza y dirige su mirada hacia Nuestra Señora, al mismo tiempo que con su mano izquierda levantada la señala, como afirmándole con este gesto su agradecimiento y alabanza por tener la dicha de haberla encontrado.

En la parte inferior a la derecha del espectador aparece la firma de su autor: GUALLART, no lleva marca de fábrica. Se enmarca todo el retablo con una cinta amarilla pintada sobre la base.

El ceramista basó su realización en una xilografía que se usó como portada de una Novena en honor a Nuestra Señora del Lledó, editada en Valencia en 1765.

Estado de Conservación y restauración: Regular, presenta roturas de algunas piezas inferiores. Debería restaurarse y protegerse.

Ubicación: domicilio particular, calle Jover, nº 12. Castellón. El retablo está ubicado a dos metros de altura, sin marco ni moldura que le haga de guardapolvo, en la fachada de un edificio propiedad de la Consellería de Benestar Social, desempeñando actualmente las funciones de una Residencia Asistida de la 3ª edad. Originariamente este edificio fue la “Residencia 18 de Julio”, edificio sanitario de la red del extinto Instituto Nacional de Previsión.

Fuentes y Noticias Históricas:  Las primeras noticias sobre la devoción mariana del Lledó, consta documentalmente desde el 19 de Enero de 1379. En los primeros años se le daba culto a la pequeña figura milenaria de alabastro, la cual exponía en un ostensorio o custodia de plata y oro, posteriormente, ese objeto ostensorio se convirtió, a partir de 1638 en una escultura de alabastro de 50 cm de altura, de la Inmaculada, a la que se le practicó, bajo las manos, en el vientre, una excavación u hornacina para exponer la pequeña imagen, por lo que adquiere la condición de imagen-relicario.

La existencia del Santuario, dedicado a Lledó viene documentado desde 1375, aunque no se descarta que hubiera algún culto anterior; en la baja edad media fue centro de peregrinaciones de los pueblos de la comarca de la Plana y del Alcalaten. En 1724 dio comienzo la construcción del actual templo que se inauguraba en 1766. El Papa Juan Pablo II, el 1 de Mayo de 1983 declaraba al santuario Basílica Menor.

El Papa Pío XI, declara en 1922 a la Mare de Déu del Lledó, patrona de la ciudad de Castellón; El 4 de mayo de 1924 el cardenal Francésc Vidal i Barraquer, la coronaba pontificia y canónicamente. Por ello, en los Gozos, los castellonenses cantan: “Del poble de Castelló / sigau llum i auxiliadora / del amor nostra senyora / Mare de Déu del Lledó “.

Bibliografía:
Franch Joan y otros AA. Historia del retablo cerámico en la Plana de Castellón. Fundación Dávalos-Fletcher. Castellón 2005.
Francés i Camus, Josep Miquel. Las fiestas de Lledó en los siglos XVII y XVIII. Mediterráneo, domingo 3 de Mayo de 1987.
Gascó Sidro, Antonio. Rafael Guallart, cuajó en cerámica los más bellos testimonios plásticos de la iconografía lledonera. Levante EMV Castelló. Jueves 1 de mayo de1997.

Texto y fotografías: Pascual Luis Segura Moreno. Febrero 2012.

   

Ver la ficha de catalogación del retablo.

Ver otros artículos de este autor.
 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com