Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
  ARTÍCULO

NOMENCLATOR

CUARTEL

NÚMERO

ENCLAVES  
 
LAS PLACAS CERÁMICAS DE OLAVIDE EN SEVILLA:
UN MODELO DE ORGANIZACIÓN URBANA EN EL SIGLO XVIII
MANUEL PABLO RODRÍGUEZ RODRÍGUEZ
 

Pablo de Olavide y Jáuregui (1725-1803), nace en Lima (Perú), siendo hijo de un hidalgo navarro y de una madre de familia sevillana. A una temprana edad (15 años) ya es Licenciado y Doctor en Teología por la Universidad de San Marcos de Lima. Tras una serie de problemas económicos y jurídicos en su país viaja a España en 1750 y se establece en Madrid, desde donde es enviado a Andalucía por el rey Carlos III en 1767, para llevar a cabo una difícil labor: la colonización de extensos territorios vacíos en Sierra Morena y otras zonas andaluzas. Aparejados a esto vinieron los nombramientos de Intendente de Andalucía y Asistente de la ciudad de Sevilla.

 

 

Mediante este cargo, llevó a cabo numerosísimas reformas en la capital andaluza, destacando la elaboración en 1771 del primer plano de la ciudad, en el cual quedaba de manifiesto la nueva división de la ciudad representada en sus calles con rótulos en azulejos.

Hasta 1770 Sevilla conserva la estructura formal de siglos anteriores. El casco urbano, de carácter medieval, se había ido enriqueciendo desde el siglo XVI con hermosas edificaciones, paseos, plazas y pavimentaciones de sus calles. Pero no había conseguido una ordenación municipal a tono con su categoría. Barrios, parroquias y collaciones carecían de contornos precisos y aún desaparecían o cambiaban sus nombres a compás de los vaivenes de la moda o el gusto popular, que era quien, en definitiva, bautizaba calles, paseos y arrabales.

Esta anarquía en la ordenación urbana es la que se pretendió remediar en tiempos de Olavide con la Real Cédula de 13 de agosto de 1769, recibida en Sevilla en julio del año siguiente, en la que se dividía a la ciudad en cuarteles, barrios y manzanas, siguiendo el ejemplo de Madrid, beneficio que Carlos III deseaba extender a todas las capitales donde hubiese Audiencias o Chancillerías. Barcelona había quedado dividida en cinco cuarteles; Valladolid, Granada, Zaragoza, Valencia y Palma, en cuatro. Por esta Real Cédula, "Sevilla, en atención a los Privilegios que goza por el Asiento de Bruselas y otros, se reparte en cinco cuarteles, uno del arrabal de Triana y los otros cuatro del casco de la Ciudad, al cargo de los cuatro Alcaldes Mayores, que han de quedar desde ahora iguales en el ejercicio de la jurisdicción civil y criminal, en el sueldo y en todo". Estos Alcaldes deberían vivir en su cuartel respectivo.

 

 

Todas las casas, iglesias y conventos habían de ser numeradas con azulejos, agrupándolas por manzanas, a costa de sus dueños, como se había practicado en Madrid.

Los cinco cuarteles (incluida Triana) quedaban subdivididos en 40 barrios, que a su vez hacían un total de 320 manzanas, de las cuales 256 se hallaban en la margen izquierda del río. Los barrios del recinto urbano quedaban delimitados en la siguiente forma:

Cuartel A

1 Comprendía el Alcázar, Fábrica de Tabacos, Colegio Mayor, Casa de la Moneda, Aduana, Colegio de San Miguel, de Santo Tomás, Lonja y Catedral
2 Comprendido entre calle Génova, plaza de San Francisco, Catalanes, la Laguna y puerta del Arenal
3 Desde la plaza de San Francisco a final de calle Sierpes
4 De San José a la Magdalena
5 De la Campana a la calle de la Cuna
6 Colegio de San Acacio, Cerrajería, San Eloy y Arenas
7 San Pablo, puerta de Triana, Cantarranas, San Eloy, Dormitorio de San Pablo
8 Postigo del Carbón, Caridad, Carretería, Baratillo a Puerta Real

 

 

Cuartel B

1 Venerables y parroquia de Santa Cruz
2 De Borceguinería a San Isidoro
3 Santa María la Blanca y San Bartolomé
4 La Alfalfa y San Pedro
5 San Nicolás y San Ildefonso
6 Santiago y Santa Catalina
7 San Bernardo
8 San Roque

Cuartel C

1 San Vicente
2 De calle Armas y Plaza del Duque a Capuchinos
3 De Plaza del Duque a la Venera, San Andrés y Amor de Dios
4 Calle Viejos y San Martín
5 Omnium Sanctorum
6 San Basilio, paseo de la Alameda y San Clemente
7 San Lorenzo
8 San Juan de Acre

Cuartel D

1 San Pedro y la Encarnación
2 San Juan de la Palma y Espíritu Santo
3 San Luis
4 San Gil
5 San Román
6 San Marcos
7 Santa Marina
8 Macarena

 

 

Para la señalización de todo lo expuesto se usó la cerámica. De manera muy sencilla y fabricadas en Triana, se distribuyeron por toda la ciudad un sinfín de placas de formato vertical y rectangulares pintadas de una manera muy clara y sencilla: un borde azul y sobre fondo blanco el texto. Remata cada azulejo en la parte superior una pequeña cruz.

Se realizaron cuatro tipos diferentes de señalizaciones, destacando entre ellas la del nomenclátor de las calles, por la interesante información que nos ofrecen de la denominación de dichas vías en el siglo XVIII, manteniendo algunas hoy día el mismo nombre, habiendo cambiado otras. También se colocaron las placas que señalizaban el cuartel, barrio y manzana, que organizaban geográficamente las viviendas, seguidas de las placas, las más sencillas, que contenían el número de cada vivienda. Por último, destacar un cuarto azulejo que servía para identificar enclaves con edificios o lugares destacados de la ciudad.

Es curioso señalar como en algunos de los edificios más nobles de la ciudad no se utilizaron azulejos para estas identificaciones, sustituyéndose por placas de piedra. Así lo observamos en la fachadas principales de la iglesia del Divino Salvador o de la propia Catedral.


Desgraciadamente son muchos, innumerables, los azulejos de Olavide que hemos perdido. Han caído fruto de las reformas urbanísticas, del paso del tiempo, del desuso y también de los robos y el mercado de antigüedades, a sabiendas de su alto valor histórico, que no económico ni artístico.

Sirva este apartado de nuestra web para dejar constancia de los que aún existen en nuestras calles y edificios emblemáticos, para ponerlos en valor, catalogarlos y evitar más aún su desaparición.

Sevilla Abril de 2016.

Fotografías del monográfico: Manuel Pablo Rodríguez Rodríguez, Martín Carlos Palomo García, Alfonso García García, Antonio Entrena Aznarte.

 
 
www.retabloceramico.net
email: retabloceramico@gmail.com
PÁGINA PRINCIPAL