Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
LOS RETABLOS CERÁMICOS DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN. (151)
LA SAGRADA FAMILIA. VILLARREAL.
PASCUAL LUIS SEGURA MORENO
 

 

Imagen: La Sagrada Familia.
Autor: Desconocido.
Fabrica: Desconocida, procedencia Onda.
Técnica: azulejo plano esmaltado, dibujo estarcido, pintado a mano.
Fecha: 1890-1895.
Medidas: formato vertical 60 x 40 cm. Seis azulejos de 20x20 cm.

Iconografía: El retablo nos muestra es hogar de Nazaret, donde residía la Sagrada Familia. Se muestra una casa noble con porche, y patio con plantas trepadoras. El taller de carpintería del padre de familia, el Hijo ayudando al padre y la madre sentada sobre un sillón, parece que esté cosiendo.

El culto de la Sagrada Familia se desarrolló de un modo especial en el siglo XVII, por medio de piadosas asociaciones que se proponían la santificación de las familias cristianas, imitando a la del Verbo Encarnado. Esta devoción, introducida en el Canadá por los Padres de la Compañía de Jesús, se propagó allí rápidamente gracias al celo de Francisco de Montmorency-Laval, primer obispo de Quebec. Este virtuoso prelado, por sugerencias, y con la ayuda del P. Chaumonot y de Bárbara de Boulogne, viuda de Luis de Aillebout de Coulonges, antiguo gobernador de Canadá, fundó en 1665 una Cofradía cuyos estatutos determinó él mismo, instituyendo poco después canónicamente en su diócesis la fiesta de la Sagrada Familia de Jesús, María y José, y ordenando que se hiciese uso de la misa y del oficio que había hecho componer con tal motivo.

Dos siglos más tarde, ante las crecientes manifestaciones de la piedad de los fieles hacia el misterio de Nazaret, el Papa León XIII, por el Breve “Neminem fugit” del 14 de junio de 1892, establecía en Roma la asociación de la Sagrada Familia, con el fin de unificar todas las cofradías instituidas bajo este mismo título. Al año siguiente, el mismo soberano Pontífice decretaba que la fiesta de la Sagrada Familia fuera celebrada en todas partes donde estaba permitida, el domingo tercero después de Epifanía, asignándole una Misa nueva y un oficio cuyos himnos él mismo había compuesto. Finalmente, Benedicto XV, en 1921, extendía esta fiesta a la Iglesia universal, fijándola en el domingo dentro de la Octava de Epifanía.

El ceramista anónimo nos muestra el obrador de un artesano, en este caso lo que en los primeros siglos del cristianismo se concretó que era carpintero (Marcos, 6,3) enseñando el oficio a su hijo Jesús. Ambos aparecen de pie, trabajando en el banco de madera.

San José, aparece como un adulto algo mayor, calvo, pelo canoso y barbado, viste túnica violeta como significado de los sufrimientos padecidos. La altura de la túnica muestra que sus pies calzan sandalias.

A la derecha de San José aparece el Niño Jesús, que casi sin llegar a la adolescencia ayuda a su padre en los trabajos del taller, tiene los cabellos rubios y largos, viste túnica rosácea que ciñe a la cintura.

Rodeando a ambos personajes, aparecen los instrumentos de trabajo, un sierra de bastidor, el banco de trabajo, escuadras. Esparcidas por el suelo las virutas de la madera, una gubia, un martillo y unos alicates.

En segundo término, a la derecha del espectador, la Virgen María, sentada sobre un sillón tipo trono, aparece impasible como no queriendo estorbar en el cotidiano trabajo del taller, aparece cosiendo. Tiene la Virgen el rostro juvenil, la cabeza ladeada hacia su izquierda y la mirada fija en el trabajo que lleva en las manos. Un tocado cubre su cabeza, mientras viste túnica de color rosa y manto azul.

En la parte inferior una cartela con fondo blanco y letras cobalto lleva escrita la leyenda SAGRADA FAMILIA. En el retablo no se aprecia firma de autor y marca de fábrica. A pesar de la moldura de escayola y la pintura blanca, el retablo lleva un bisel de color naranja que lo enmarca.

Estado de Conservación y restauración: Bueno no presenta roturas ni lascas.

Ubicación: Colección particular de la familia Llorens-Cubedo. El retablo está ubicado en el zaguán de la vivienda en el interior de una hornacina poco profunda con moldura de escayola a 2 metros de altura. Desde la puerta de la calle es visible el retablo, situado en la calle Cristo de la Penitencia nº 32 de Villarreal (Castellón).

Fuentes y Noticias Históricas: El retablo perteneció y presidía una antigua carpintería artesanal que estuvo activa desde finales del siglo XIX hasta mediados del siglo XX. A pesar de las reformas efectuadas en el inmueble los actuales dueños no quisieron apartarlo de su ubicación original.

Texto y fotografías: Pascual Luis Segura Moreno.  Enero 2016.

 
 
www.retabloceramico.net
Email: retabloceramico@gmail.com
PÁGINA PRINCIPAL