Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 
LOS RETABLOS CERÁMICOS DE LA PROVINCIA DE CASTELLÓN. (152)
SAN JOSÉ. BORRIOL.
PASCUAL LUIS SEGURA MORENO
 

 

Imagen: San José.
Autor: Desconocido.
Fabrica: Desconocida, procedencia Valencia.
Técnica: azulejo plano esmaltado, dibujo estarcido, pintado a mano.
Fecha: 1785-1795.
Medidas: formato vertical, 84 x 63 cm. Doce azulejos de 21 x 21 cm.

Iconografía: Desde hace siglos, el tema josefino ha gozado de gran predilección en el arte sacro al ser uno de los santos de culto más extendido entre los fieles cristianos. Tal difusión se lograría concretamente a partir de la época renacentista, gracias al papel de la Orden de los Carmelitas Descalzos, en general, y de Santa Teresa de Jesús, en particular; quienes, además de instaurar la famosa reforma carmelitana bajo su protección, potenciaron su papel de Padre de Jesús en la tierra y representación material del Padre Eterno.

Con anterioridad al siglo XVI, la figura de San José no había tenido apenas desarrollo iconográfico ni devocional en el mundo cristiano, y los escasos testimonios conocidos nos lo muestran casi siempre integrante de episodios del ciclo navideño como La Natividad de Jesús, La Adoración de los Pastores o La Huida a Egipto. A partir de ese momento, y sobre todo en la expresiva etapa del arte barroco, la fisonomía del santo patriarca sufre una drástica variación; pues de ser representado como un anciano, en el marco de una cronología poco realista, pasa a ostentar un tipo idealizado de varón adulto, en los años de plena posesión de sus fuerzas físicas e intelectuales. De hecho, varios estudiosos calculan que San José podría haber tenido unos 30 años de edad cuando se desposó con la Virgen María.

El retablo de la localidad de Borriol que hoy estudiamos, nos presenta a San José, en posición estante, con el rostro adulto, portando al Niño Jesús en su brazo izquierdo, en el centro del retablo, los cabellos largos y negros que le caen sobre los hombros y barbado. La cabeza ligeramente ladeada hacia su izquierda al igual que la mirada que dirige hacia su Hijo, como presentado al que es el salvador del mundo. Detrás de su cabeza aparece la aureola de santidad.

Viste el santo túnica morada, color que significa los sufrimientos padecidos, en la misma túnica cuello presenta una botonadura abierta, ciñe a la cintura con una cinta enlazada. El largo de la túnica morada deja asomar los pies descalzos.

Sobre su hombro izquierdo, y envolviendo su cuerpo, lleva un manto color tierra como significado de la duda que asaltó al santo, que recoge éste en su antebrazo izquierdo.

Sentado sobre su hombre izquierdo, esta su Hijo, que aparece desnudo. Representado aquí como “Salvator Mundi”. Tiene el rostro infantil, los cabellos cortos, la mirada perdida hacia la humanidad, de su cabeza asoman tres potencias como simbología de su Divinidad.

Porta entre sus manos el orbe o globus cruciger, en latín, (un globo terráqueo rematado con una cruz). Simboliza el dominio de Cristo (la cruz) sobre el mundo (el orbe), Su mano izquierda sostiene una gran vara florida, "Y saldrá una rama de la raíz de Jesse, y una flor saldrá de su raíz" (Is 11, 1). Cuenta San Jerónimo – “se oyó desde lo recóndito del propiciatorio una voz que declaró ser voluntad del Altísimo que reunidos todos los descendientes de David aptos para el matrimonio, fuera dada María por esposa al joven en cuyas manos hubiera florecido la vara, según la profecía de Isaías”. De ahí que quedase fijada la vara florida como atributo personal en la iconografía del Santo.

Dice la teología que siempre que Dios confía una misión a un hombre, le da las Gracias necesarias para que pueda realizarla. En la persona de San José, Dios lo había llenado de justicia, de sabiduría y santidad, pues le había predestinado para ser el Esposo de María, la Madre del Verbo Encarnado, y Padre Virginal de Jesús. Benedicto XVI dijo del propio San José: “en él se anuncia el hombre nuevo que mira con fe y fortaleza al futuro, no sigue su propio proyecto sino que se confía a la infinita misericordia de Aquel que cumple las profecías y abre el tiempo de la salvación» (Ángelus, 19-12-2010).

En perspectiva detrás del santo a su derecha, el ceramista anónimo nos presenta una cadena montañosa, que simulando la lejanía la coloca de color azulado, a su izquierda una ermita, simbolizando la dedicación de la misma al santo, y vegetación arbórea y herbácea. El retablo no lleva firma de autor, ni marca de fábrica. Se enmarca con una orla que tiene un doble filete amarillo y naranja con perfilado interior.

Estado de Conservación y restauración: Bueno, aunque el azulejo nº 5 presenta roturas. Siendo una pieza del siglo XVIII debería restaurarse.

Ubicación: Domicilio particular, calle Rajolar de Baix, nº 68. Borriol (Castellón).

El retablo se halla situado en el interior de una hornacina poco profunda a la altura del primer piso, a la derecha de la fachada. La hornacina presenta un nicho rectangular con marco plano frontal y repisa realizada en mampostería enlucida, ladrillo; granito prensado y pintura granulada marrón, tiene un formato rectangular y sus dimensiones son 1,25 x 1 mts.

Fuentes y Noticias Históricas: El retablo fue salvado de la guerra civil al encalarlo, protegiéndolo así del bando del ayuntamiento en se prohibían las imágenes religiosas de las calles de la localidad. El retablo Bien de Relevancia Local según la Disposición Adicional Quinta de la Ley 5/2007, de 9 de febrero, de la Generalitat, de modificación de la Ley 4/1998, de 11 de junio, del Patrimonio Cultural Valenciano (DOCV Núm. 5.449 / 13/02/2007).

Bibliografía: Pérez Guillen I. Inventario Generalitat Valenciana

Texto y fotografías: Pascual Luis Segura Moreno.  Febrero 2016.

 
 
www.retabloceramico.net
Email: retabloceramico@gmail.com
PÁGINA PRINCIPAL