Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
.
  Introducción   Pintores Ceramistas   Alfareros   Talleres   Restauración   Galería de Firmas   Directorio  
 

CERÁMICA SANTA ANA

Fundada en Sevilla en 1939, en la trianera calle San Jorge, en los mismos alfares y salas de pintores que hasta entonces habían sido la fábrica de  Manuel Montero Asquith y más remotamente de Manuel Corbato y de la Viuda de Gómez en el siglo XIX. Fue tomada en traspaso a Manuel Montero por los hermanos Enrique y Eduardo Rodríguez Díaz (la E. servía para los dos) en unión del ceramista Antonio Kiernam Flores, que se haría cargo de la dirección artística de la misma. Sería el propio Kiernam el que ejecutaría nuevo rótulo para la casa y espléndidos paños para embellecer la fachada , que ya contaba con las obras que Manuel Arellano y Campos realizara en tiempos de la Vda. de Gómez.
 

Fachada del establecimiento de la calle San Jorge. En la parte superior vemos las alegorías de la Prudencia
 y el Trabajo, que pintara Manuel Arellano a finales del XIX cuando el alfar era de la Viuda de Gómez.
La cerámica de la parte inferior y el rótulo datan de 1948.
 

Los hermanos Rodríguez Díaz eran comerciantes de loza y cristal, que tenían un almacén y vivienda al principio de la Avenida de Coria (derribada en 1992 para el ensanche de la avenida que iba a constituir la Ronda de Triana) y una tienda bazar en la calle Cuna (que cerró en los años sesenta). La nueva sociedad firmaba al principio como Cerámica Santa Ana, Rodríguez Díaz y Hno, S.L. e incluso en algunos anuncios de la época figuraban como sucesores de Montero. Posteriormente, gracias al prestigio y renombre conseguido sólo firman sus obras como Cerámica Santa Ana, y a lo más, el nombre de Antonio Kiernam o algún otro ceramista. Tuvieron también una tienda de venta de cerámica en el barrio de San Cruz, en la calle Rodrigo Caro 13, que cerró sus puertas en 1988.
 


 

Enrique Rodríguez Díaz tuvo cuatro hijos, Juan (1921-1999), Enrique (1922-2005), Mercedes y Eduardo (1928-1996) Rodríguez García. Eduardo Rodríguez Díaz (que falleció en enero de 1950) no tuvo descendencia, pero tuvo preferencia por su sobrino Juan. A la muerte de Enrique Rodríguez Díaz, en 1958 con 73 años, el negocio pasa a manos de sus tres hijos varones, que lo regentan en la segunda mitad del siglo XX.

Los hermanos Rodríguez Díaz estuvieron vinculados a la Hermandad de Pasión, Esperanza de Triana y Candelaria, y Enrique Rodríguez García especialmente a la de Pasión, ocupando cargos en la Junta de Gobierno.

Antonio Kiernam y un grupo de colaboradores.

Muchos han sido los pintores que han trabajado a lo largo del siglo XX para Cerámica Santa Ana, la mayoría de ellos discípulos del genial Kiernam. Así, y aproximadamente por orden cronológico de incorporación citaremos: Antonio Hornillo Pérez, Vicente Flores Navarro (en una primera época), Manuel Soto Carretero, Facundo Peláez Jaén, José León Rodríguez, Antonio Martínez Adorna, José María Ibañez Martínez, Juan Sánchez Cueto, Manuel Elías Valla (1931‑ 1990, ingresa en 1947), Salvador Valencia Carrasco, Patricio Zabala García, Rosario Aparicio Salazar, José Luis Valdivia Aguilera y Luis González Pérez. Como dato curioso,  hemos encontrado a una hermana de Antonio Kiernam, María (n.1908), que figura en la plantilla como pintora decoradora en el periodo 1940-1945. En sus oficinas trabajó Antonio Carrasco Bernal (n.1934) desde 1949 hasta 1957, la persona que mejor conocía a Kiernam y ha recopilado su obra, llegando a convertirse en uno de los máximos difusores de la cerámica trianera por sus escritos en la Revista Triana.

Antonio Kiernan Flores (Archivo de Antonio Carrasco Bernal)

El máximo esplendor de la firma se alcanza en los años cincuenta y sesenta de la pasada centuria, en los que tuvo hasta cincuenta personas en su nómina, que realizaban las siguientes faenas, según pudimos extraer de los libros de matrícula del personal que D. Enrique Rodríguez García nos permitió repasar en los años noventa: oficinistas, dependientes, mozos, aprendices, carreros, apartadores, peones, decoradores, pintores y cargadores de hornos.

De izquierda a derecha agachados: Adorna, Soto, Facundo y Cueto. De pie: Durán (dependiente), Kiernam,
Gonzalo (cuñado de Kiernam), Florencio y Fernando Rueda. (Archivo de Antonio Carrasco Bernal)

Es importante describir la riqueza artística y decorativa que tienen las salas de Cerámica Santa Ana, y la antigüedad de sus alfares. La sala exposición reúne muchas reproducciones de famosos cuadros realizados por Kiernam a mediados de siglo XX. Destacaba el cuadro de las lanzas, de Velázquez, que fue vendido y del que Juan Sánchez Cueto hizo una reproducción en 1984 para reponerlo.

Enrique Rodríguez García (sentado) con su hermano Eduardo en el stand montado por la empresa
en la Feria de Muestras Iberoamericana de Sevilla. 1958. (Archivo de Antonio Carrasco Bernal)

En Cerámica Santa Ana se ha comercializado tradicionalmente todo tipo de género: murales, rótulos comerciales, retablos religiosos, cacharrería, letras, zócalos, etc. "Cerámica Santa Ana" es la marca y "Rodríguez Díaz, S.L." es la sociedad mercantil. Enrique Rodríguez García, cabeza visible de la empresa a finales del siglo XX, falleció el 25 de junio de 2005. Regenta la empresa desde entonces su sobrino Antonio Rodríguez Berjillos, hijo de Juan Rodríguez García, junto con José Manuel González Reigada, casado con Emilia Rodríguez Mejías, hija de Enrique Rodríguez García.

Juan Rodríguez García, en primer plano, atendiendo al Ministro de Comercio, D. Alberto Ullastres
Calvo, en el stand de la firma instalado en la Feria de Muestras Iberoamericana de Sevilla.1958
 

Con motivo del proyecto de construir un Museo de la Cerámica de Triana en las dependencias que fueran los talleres y hornos de Cerámica Santa Ana, que se encontraban en estado ruinoso, el Ayuntamiento de Sevilla llegó a un acuerdo con sus propietarios, comprando muchas de sus obras cerámicas, diseños, estarcidos, etc, algunos de los cuales se restauraron y reubicaron en el Centro Cerámica Triana levantado sobre estos centenarios alfares, que abrió sus puertas el 29 de julio de 2014.

En mayo de 2013 cesó la actividad comercial de Cerámica Santa Ana.  En su antigua tienda exposición de la calle San Jorge, que estaba en régimen de alquiler, se ubicó la firma "Cerámica Triana" desde octubre de 2013.
 

 Antonio Rodríguez Berjillos (hijo de Juan Bautista Rodríguez García) y su primo político José Manuel González Reigada (casado con Emilia, hija de Enrique Rodríguez García), son los actuales responsables de Cerámica Santa Ana, a la vez que gestionan la creación del Museo de la Cerámica de Triana en sus instalaciones.
 

Gracias a la amabilidad de los últimos propietarios de Cerámica Santa Ana, podemos visionar unas imágenes grabadas en 1948 en formato de 35 mm, que se han pasado a formato digital. Corresponden a la salida de los trabajadores de la fábrica por la puerta aún existente que da a la calle Antillano Campos, y en él se puede apreciar a uno de los entonces propietarios, Eduardo Rodríguez Díaz, tío abuelo de los actuales propietarios, salir del interior y permanecer en la puerta mientras salen los empleados, para volver a entrar finalmente.
 

 

   ANTECEDENTES DE CERÁMICA SANTA ANA (VER)
 

Fuente: Diversas entrevistas personales con Enrique Rodríguez García (1985 a 2003), informaciones facilitadas por Antonio Carrasco Bernal y Juan Sánchez Cueto a cargo de Martín Carlos Palomo García, ceramófilo sevillano.

 
 
www.retabloceramico.net
email: retabloceramico@gmail.com
PÁGINA PRINCIPAL