Presentación   Historia   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
.
  Introducción   Pintores Ceramistas   Alfareros   Talleres   Restauración   Galería de Firmas   Directorio  
 

ADOLFO MONTES ALVAREDO

Pintor ceramista madrileño, nacido en Madrid el 8 de Diciembre de 1960. Estudió en la Escuela de Cerámica de Madrid entre los años 1977-1983, obteniendo el título de Perito en Cerámica, ampliando su formación con clases de dibujo, pintura y grabado en el Circulo de Bellas Artes de Madrid con pintores como Marcoida, Andrés Barajas o Alonso Piñuela, y de modelado y escultura con Manuel Álvarez. Sus primeros trabajos fueron grabados al aguafuerte o la punta seca, pero posteriormente supo ver en la cerámica y la azulejería una oportunidad de expresión artística y una forma de ganarse la vida.
 


Establece su primer taller en la capital de España en 1985 con el nombre de "Volterra", y a partir de ese momento siempre ha tenido taller propio, que en la actualidad está situado en la calle Buenavista. Ha realizado desde entonces encargos de murales cerámicos para la Comunidad Autónoma de Madrid, Construcciones y Contratas, Constructora San José, Nuevo Mundo, Paz y Cía, Valcárcel, Peña, así como clientes particulares. También cuenta con obras dispersas por países del extranjero, como EE.UU, Japón, Italia, Argentina, etc.

Aunque sus trabajos han estado más enfocados al mural decorativo y publicitario, pues en ese sentido se han producido los encargos mayoritariamente también es autor de algunos retablos de índole religiosa y devocional.

Numerosos comercios madrileños tienen murales firmados por Adolfo Montes, como las Tabernas Malaspina, Alhambra, Fatigas del Querer y la Fragua de Vulcano, Bodegas Melibe, Casa Ciri y Venta El Buscón; en Elche (Alicante) El Granaíno.
 


Adolfo Montes es un ceramista actual que continúa, después de décadas, aquella senda que a finales del siglo XIX iniciaron ceramistas sevillanos y talaveranos en la capital de España, que poblaron de paneles decorativos y azulejos publicitarios las calles de la ciudad, en lo que vino a llamarse el sevillanismo, aquella moda que dio aires andaluces al poblachón manchego. Duró hasta poco después de la guerra civil. En ese periodo, los azulejos pintados a mano se adueñaron de tabernas, comercios, fachadas nobles y hasta de la Plaza de Toros de las Ventas. También la publicidad recurrió a ese soporte. Tras la contienda, este adorno entró en declive, acuciado por la competencia de otros materiales de mayor o menor ornamento (Charo Nogueira en El País, 20/2/1999)
 

Fuente: Datos facilitados por Adolfo Montes Alvaredo a retabloceramico.net . Febrero 2011.

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com