Presentación   Historia   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
.
  Introducción   Pintores Ceramistas   Alfareros   Talleres   Restauración   Galería de Firmas   Directorio  
 

ALFONSO MORENO MORILLO

Alfonso Moreno Morillo nace en Málaga el día 28 de enero de 1900. En 1914 ingresa Escuela de Artes y Oficios de la ciudad, compaginando el aprendizaje de las labores de alfarería y cerámica con su oficio de panadero, en un curioso doble uso del horno para el pan y el barro. Entre sus maestros iniciales estuvieron Burgos, Nogales y el prestigioso Álvarez Dumont.
 


 

En un principio apenas tenía tiempo para trabajar en asuntos artísticos, ya que a las 6 de la mañana se levantaba para el reparto del pan, con la talega al hombro. Mientras repartía, solía dibujar, aprovechando cualquier descanso en un portal o una esquina.

Se convierte en un alumno aventajado, siempre bajo la tutela del profesor Dumont, que le consigue una beca para poder perfeccionar su técnica en la Escuela de Cerámica de Manises (Valencia) y más tarde en Sevilla, en la que en pocos meses adquiere gran cantidad de conocimientos, que posteriormente aplica en su Málaga natal.
 

En los años 30 fue nombrado maestro de taller de la Escuela de Artes y Oficios, donde realizó una labor depuradora y autodidacta. Se instaló con su esposa e hijos en la calle Alta nº 13, en el barrio de Capuchinos, donde tenía el taller en la planta baja. Además, disponía de un estudio en el Camino de Colmenar.

Por desgracia, la contienda civil frustró la proyección de este gran dibujante y ceramista, ya que no fructificó un importante encargo de exorno de las escalinatas del Palacio Episcopal, aunque participó de manera directa en la Exposición Iberoamericana de 1929 en Sevilla con diversas piezas.
 


 

Durante su larga trayectoria artística obtuvo diversos premios y diplomas. Consta documentación de la Academia de Bellas Artes de San Telmo del año 1920.

En la década de los 40, 50 y 60 continuó con su labor didáctica, compaginada con trabajos particulares, participando en diversas exposiciones, como fue la que en 1965 organizó la Dirección General de Bellas Artes, bajo el titulo de Cerámica Española: de la Prehistoria a nuestros días.

En la prolífica etapa de los años 30 fue uno de los máximos exponentes del estilo cerámico malagueño, del cual se habla en algunos artículos de prensa, y que se define por su esencia árabe, ya que la ciudad fue un importante foco productivo allá por el siglo XII. Se intentó recuperar su esencia de decoración fitomorfa, con estilización de claveles, rosas, jazmines, chumberas, pitas, naranjas, etc. unido a la influencia cretense y micénica con delfines, pulpos, jibias, etc. Por desgracia, su originalidad se diluyó a primeros de los 40 y no hubo una industria que lo respaldara.
 


 

Su principal legado artístico en temática religiosa es el de los Patronos Ciriaco y Paula de la fachada de la Iglesia de los Mártires de Málaga, aunque esta vertiente fue una de tantas en las que trabajó, estando más especializado en las piezas domésticas y decorativas, como la placa de la calle Córdoba.

La biografía de este insigne ceramista malacitano, fallecido el 17 de marzo de 1963, máximo exponente de la primera mitad del siglo XX, la recopilamos a partir de diversos artículos de prensa de Manuel Prados López, José M. Fernández Cívico o Salvador Palma, tanto de Diario Sur, Blanco y Negro, El Popular o la Unión Mercantil, y en especial a la colaboración de sus hijos, Josefa, Alfonso, Juan, Rafaela y María Isabel, fruto de su matrimonio con Josefa Fragoso Ruiz.
 

José Manuel Leiva Pérez

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com