Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
.
  Introducción   Pintores Ceramistas   Alfareros   Talleres   Restauración   Galería de Firmas   Directorio  
 

JOSÉ RECIO DEL RIVERO

 

Pintor ceramista cuya vida y obra se desarrolla en la ciudad de Sevilla, íntimamente unida a su vinculación con la fábrica de Mensaque y Vera. José Recio del Rivero había nacido en Málaga el 19 de marzo de 1874 (1), pero sus padres se trasladaron cuando tenía corta edad a Sevilla (2). Era por tanto ocho años menor que otro notable ceramista, Manuel Rodríguez y Pérez de Tudela, al que conoció al recibir sus primeras clases en la Escuela de Bellas Artes, quien viendo sus aptitudes, le ayuda a especializarse en la pintura cerámica. No en vano su mentor recibió antes clases de los afamados pintores Eduardo Cano y Virgilio Matoni.
 

José Recio del Rivero, en los últimos años de su fecunda vida
 

En 1895, cuando contaba 21 años, Pérez de Tudela lo lleva a la firma Mensaque y Soto, cuya Fábrica estaba sita en la calle Justino Matute y la exposición en calle San Jacinto, poniéndolo en contacto con el historiador, arqueólogo y ceramófilo sevillano José Gestoso y Pérez, y de esa forma con el mundo artístico que supuso el embrión de lo que poco más tarde se conocerá como estilo regionalista, del que Recio formará parte en su génesis como uno de los principales exponentes en el campo del diseño ornamental. El estilo de su obra estará siempre influenciado por el Renacimiento, con guiños esporádicos al modernismo o el art decó, llegando a ser un inigualable imitador de la cerámica antigua de los siglos XVI y XVII. Fue gran admirador de los diseños renacentistas de Hernando de Valladares, cuyas obras del siglo XVII conoció a través de Gestoso.

José Recio da muestra en esta industria trianera de su capacidad de trabajo y adaptación a la demanda de los más diversos tipos de obras. Retablos devocionales, paneles cerámicos para fachadas de edificios, zócalos para zaguanes y patios fueron dirigidos y diseñados por él con notable acierto. Una muestra de su última colaboración con José Gestoso, por fallecimiento de éste último en 1917, fue la colocación de los paneles cervantinos en las calles sevillanas, recordando los distintos lugares de la ciudad descritos en las obras del autor del Quijote cuyo tercer centenario se conmemoró en 1916. Recio debió ser el pintor ceramista que más sintonizó en tiempo y forma con las propuestas de Gestoso, ya que Arellano falleció prematuramente en 1906 y Manuel Rodríguez y Pérez de Tudela había iniciado un camino en solitario con taller propio en los albores del siglo XX.
 

 Retablo de Nuestra Señora de los Reyes (1908), para la antigua Audiencia de Sevilla, hoy sede de Cajasol
 

Una fecha clave a contemplar en la vida artística y profesional de José Recio es el año 1905, en el que se aparta Fernando Soto González de su sociedad con los Mensaque y Vera, continuando por un lado José Mensaque y Vera en las mismas instalaciones con José Recio del Rivero como director artístico y constituyéndose la firma Mensaque Rodríguez y Medina en la calle San Jacinto 93, promovida por el industrial Manuel Rodríguez Alonso, la misma que a partir de 1917 pasaría a denominarse Mensaque Rodríguez y Cía., regentada como socios capitalistas por Enrique Mensaque y Béjar, Manuel Rodríguez Alonso y Tadeo Soler Navarro. Los dos últimos ocuparon cargos de responsabilidad en la sevillana Hermandad de la Esperanza de Triana, de hecho denominaron su empresa Fábrica Nuestra Señora de la Esperanza, construyendo una gigantesca fábrica de materiales de construcción y cerámica artística en la calle Evangelista, hoy desaparecidas.

El vínculo de Recio con la Hermandad de la Esperanza comienza en 1908 cuando Manuel Rodríguez Alonso, pasa a ocupar el puesto de Hermano Mayor (cargo que desempeñará en dos periodos: desde 1908 a 1912 y desde 1916 a 1920) (3), reclamando los servicios de José Recio para diseñar el nuevo manto de salida de la Virgen. Como fácilmente se deduce, el hecho de dirigir Recio una industria rival no fue obstáculo para contar con su colaboración. Así se inicia el estrecho vínculo del artista con la cofradía de la que fue hermano y consultor artístico, cargo que ocupó hasta la fecha de su óbito el 6 de mayo de 1957 (4), a los 83 años de edad, celebrándose su funeral en la iglesia parroquial de Santa Ana, en Triana.
 

Fotografía tomada en una clase del Colegio Reina Victoria, en calle Pagés del Corro, en cuyo calendario
 vemos la fecha 15 de julio de 1936. Muchos de estos alumnos fueron a la vez alumnos de la clase de
 cerámica de José Recio del Rivero, y posteriormente ceramistas de Triana, entre los cuales se encuentra
 Guillermo Moreno Moreno (1925-2012), el sexto por la derecha de la segunda fila sentada.
El profesor no es José Recio. Fotografía cedida por la familia Moreno Fernández.
 

Además de impartir clases en la Escuela Industrial y de Artes y Oficios (donde estudió), en su sede de la calle Zaragoza, Recio fue también el fundador y el profesor de la clase de cerámica del entonces denominado colegio Reina Victoria, de Triana -actual José María del Campo- durante las décadas de los veinte y los treinta del siglo XX y terminó siendo el gran maestro y magnífico ceramista que formó a las siguientes generaciones de sobresalientes pintores. Entre ellos destacan su hijo Eloy Recio del Rivero, Eduardo Acosta Palop, Enrique Mármol Rodrigo, Guillermo Moreno Moreno, Manuel Rubio Tavira y muchos otros que acabaron siendo buenos ceramistas (5). Obtuvo diversos premios y condecoraciones, que cita Cascales en su obra Las Bellas Artes en Sevilla, publicada en 1929: medalla de oro y diploma de honor en la Exposición de Valencia, mención honorífica en la de Artes Industriales de Madrid (1911), medalla de plata en la Obrera de Sevilla y otras muchas recompensas en las Artísticas de Barcelona y Málaga y en las que organizaba anualmente el Ateneo y la Sociedad de Excursiones.

En cuanto a su vida personal, Recio se casa con su prima Eloísa del Rivero Racamonde. Ocuparon vivienda en las mismas instalaciones de la fábrica de Mensaque y Vera (6). Tuvieron cinco hijos, todos varones (Rafael, José, Manuel, Eloy y Francisco Recio del Rivero) (7), que en mayor o menor grado estuvieron vinculados laboralmente a la fábrica de cerámica, pero solo José y Eloy llegaron a ser pintores, especialmente el último en lo referente a la cerámica, que continuó trabajando en la fábrica de Hijo de José Mensaque y Vera y siguió el estilo de su padre en cuanto a la ornamentación de los marcos de los retablos devocionales. Es preciso tener en cuenta pues que las escasas obras en cerámica que hemos localizado firmadas por su hijo José (1905-1967) no deben adjudicarse a su padre, ya que éste se encargaba de añadir a su firma “hijo” y destacó más en la ejecución de modelos y diseños, llegando a ser profesor de dibujo(8) y catedrático por oposición en la Escuela de Artes y Oficios (9). Con seguridad colaboró con su progenitor en muchos de los diseños que efectuara para la Hermandad de la Esperanza de Triana, así como otros dibujos y diseños para orfebres sevillanos, como Manuel Seco Velasco.

El trabajo de campo realizado con motivo de la Exposición celebrada por esta corporación en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla en enero de 2016 -“Un sueño de forja y cerámica para la Esperanza”- nos ha permitido conocer mejor el papel jugado por José Recio del Rivero -hijo-, gracias a la documentación facilitada por su hijo José María Recio Franco. Incluso llegó a montar en 1943 su propia industria cerámica en sociedad con los comerciantes Francisco y Manuel Carrera, que estaban establecidos en la calle Córdoba con negocios de loza y cristal, para fundar Cerámica Carreccio, que tuvo sus instalaciones en la Avda. de Miraflores número 4 (10). Una de las obras más notables que perduran en las calles de Sevilla es el mural publicitario de la firma “Deportes Z”, que fundara Zacarías Zulategui, pintado por José Ruesga Salazar, en el que aparece una escena de juego de pelota vasca.

José Recio del Rivero -padre- mantuvo una buena amistad con otro ceramista de su época, Antonio Martín Bermudo “Campitos”, llegando a apadrinar a su hija Conchita -Concepción Martín Alarcón- quien nos ha relatado en más de una ocasión la notable figura humana y artística que fue José Recio del Rivero, pues ambas familias tenían casa en Alcalá de Guadaira (Sevilla), localidad natal de Campitos.

Llegada la década de 1940, la industria regentada por José Mensaque Arana, hijo de José Mensaque y Vera pasa por dificultades de viabilidad que motivan que pase a manos del industrial Antonio Vadillo Plata, casado con Dolores Costas Mensaque, que consciente del prestigio de la firma Mensaque sigue produciendo los afamados zócalos de relieve y otros encargos de cerámica artística hasta la década de 1960, pero en esta etapa ya no corresponde su dirección a José Recio, que sobrepasaba los sesenta años.

Es muy amplio el elenco de obras de José Recio que hemos podido recopilar, haciendo la salvedad de que muchas de ellas no están firmadas pues primaba la firma de fábrica por encima de la firma de los pintores, además de las que dirigió ejecutadas por la plantilla de pintores de su departamento fabril. Aún así, en este sentido, José Recio fue un privilegiado.

Las etapas a contemplar en su producción abarcan cuatro periodos de la firma Mensaque.
1. Mensaque Hermano y Cía., también conocida como Mensaque y Soto (1895-1905)
2. José Mensaque y Vera (1905-1916)
3. Viuda de José Mensaque y Vera (1916-1922)
4. Hijo de José Mensaque y Vera (1922-1946)
 

Notas:

(1) Gestoso, en su obra sobre los barros vidriados (Sevilla, 1904, p. 457), además de proporcionarnos su fecha de nacimiento cita a José Recio del Rivero como pintor estudioso, discípulo de la Escuela de Artes e Industrias y pintando en la firma Mensaque y Soto.

(2) Para abundar en sus datos de filiación puede consultarse Cascales Muñoz, José. "Las Bellas Artes Plásticas en Sevilla. La pintura, la escultura y la cerámica artística, desde el siglo XIII hasta nuestros días". Toledo, 1929, p. 157-158.

(3) Tadeo Soler Navarro también sería hermano mayor de la Esperanza en los periodos 1912-1916 y 1920-1926

(4) Por tanto, la fecha tradicionalmente publicada de que falleció en 1953 es errónea, posiblemente por un error de interpretación caligráfica del número 3 con 7

(5) El ceramista Guillermo Moreno Moreno (1925-2012), con el que mantuvimos una buena amistad, nos habló de la excelencia artística de José Recio del Rivero y de su labor docente en las clases de cerámica que impartió en el antiguo Colegio Reina Victoria, hoy José María del Campo.

(6) El ilustre trianero y hermano de la Esperanza de Triana, Alfonso Jaramillo González, que trabajó en las oficinas de Mensaque y Vera, nos acompañó en 2010 a la manzana de viviendas que hoy ocupa el solar comprendido entre las calles Ruiseñor, Justino Matute, Evangelista y Leria ofreciéndonos toda clase de detalles del funcionamiento de la fábrica y de su relación con José Recio. Puede consultarse en el siguiente enlace a la web retabloceramico.net: http://www.retabloceramico.net/articulo0244.htm

(7) Esquela del fallecimiento de su esposa Eloisa del Rivero Racamonde, publicada en ABC de Sevilla

(8) Así lo refiere el pintor Antonio Milla en una entrevista publicada en ABC de 28 de julio de 1984, p. 44, pues era vecino suyo en la calle Castilla.

(9) Necrológicas: José Recio del Rivero. ABC de Sevilla, 16 de abril de 1967, p. 78.

(10) ABC 12 de Enero de 1943, p. 13. Industrias artísticas sevillanas. Cerámica Carrecio

 

Bibliografía: PALOMO GARCÍA, Martín Carlos. Sevilla, 2016. Capítulo “Jose Recio, director artístico de la Fábrica Mensaque” en el catálogo de la Exposición “Un sueño de forja y cerámica para la Esperanza” celebrada en el Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla en enero de 2016.
Agradecemos la colaboración del hermano de la Esperanza de Triana Ignacio Sánchez Rico y al nieto de José Recio del Rivero, José María Recio Franco.

 
FICHA PERTENECIENTE AL "PROYECTO GESTOSO"

 
 
www.retabloceramico.net
Email: retabloceramico@gmail.com
 
PÁGINA PRINCIPAL