Presentación   Historia   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
.
  Introducción   Pintores Ceramistas   Alfareros   Talleres   Restauración   Galería de Firmas   Directorio  
 

ALFONSO ROMERO MESA


 

Nacido en Montellano (Sevilla) en 1882, comienza su andadura en un taller de escenografía, el de Joaquín Fernández Acosta, para llegar más tarde a la fábrica de Mensaque en Triana. Aquí conocería a su mejor maestro, Antonio Romero Pelayo y también a su entonces compañero, Enrique Guijo Navarro, con el que trabajaría veinte años más tarde en el taller de la calle Mayor de Madrid, del que también aprendió mucho. En su etapa sevillana desconocemos  su firma, que bien pudiera consistir en las iniciales AR, como su maestro, Antonio Romero Pelayo, cuando estaban en Mensaque. En cualquier caso, solo sería hasta aproximadamente la segunda década del siglo XX, en que se traslada a la capital de España.
 

Alfonso Romero Mesa junto a su esposa, Amparo Ortigado
 

Casó con Dña. Amparo Ortigado, teniendo seis hijos, aunque sobrevivieron sólo cinco. De ellos, José se licenciaría en Bellas Artes.A su época madrileña pertenecen los trabajos en cerámica para la Plaza de Toros de las Ventas, de la escuela de Ingenieros de Minas, del edificio de Prensa Española, de estaciones del Metro y del Frontón Recoletos. Alfonso Romero vuelca toda la sensibilidad de su alma en creaciones más libres para interiores de establecimientos comerciales madrileños. Es un mundo polícromo y fantasioso, lleno de gritos de vida, inmerso en la cálida luminosidad del sur, cuyas doradas escenas enmarca con cenefas y grutescos de cadencia barroca. Muestra de ellos son “Villa Rosa” (Plaza de Santa Ana, 15; “Casa Rosell” (General Lacy, 14); “Bodegas la Ardosa” (Santa Engracia, 70) y el maravilloso interior del bar de ambiente flamenco “Los Gabrieles”, este último en colaboración con Enrique Guijo.
 

Retablo del Buen Pastor, propiedad de sus descendientes. Década 1930
 

En la década de 1930 tuvo taller propio en Madrid, en calle Rollo su vivienda y taller y en la calle Martínez Izquierdo los hornos de gran formato. Como es sabido, fueron unos años convulsos, en los que además de cerámica llegó a rotular coches oficiales para el Ayuntamiento de Madrid. Lamentablemente este pintor ceramista falleció muy joven, a comienzos de 1940, pudiendo haber dejado una obra artística más extensa. 

Fuente: Agromayor, Luis .“Tiendas de Madrid”, p. 22. Susaeta Ediciones. Madrid, 1998. Entrevista con  la nieta de Alfonso Romero Mesa, Dña. María Jesús García Romero, quien generosamente ha cedido las fotografías.

 
 
Correo de la página:
retabloceramico@gmail.com