Presentación   Historia   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA ICONOGRAFÍA DE LOS SANTOS EN LOS RETABLOS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

 
BEATO MARCOS CRIADO

Natural de Andújar en Jaén, nació en 1522, desde pequeño mostró inclinación por ser religioso y una gran devoción por la Virgen de la Cabeza. En su temprana juventud pidió ser admitido como religioso trinitario en el convento que los trinitarios calzados tenían en su pueblo. Después de realizar estudios teológicos, fue ordenado sacerdote.

Predicó además de en Andújar, en Ronda, Jaén y Úbeda, alcanzando fama en sus disertaciones. Hacia 1560 y por una petición de los obispos de Guadix y Almería a los trinitarios para que estos instruyesen en la fe cristiana a los moriscos, se ofrece conjuntamente con el padre Pedro de San Martín, que murió sin poder comenzar su misión.

Marcos Criado, marchó a las Alpujarras, que sería la zona donde desarrollaría su labor, estando primero en Guadix, allí dio gran consuelo a los necesitados y comenzó a anunciar el Evangelio a los moriscos, estos primero le amenazaron y después le golpearon en varias ocasiones (primero en La Peza y luego en la sierra de Filabres), aunque él no cejó en su empeño. Solicitó una entrevista con el líder de los moriscos de nombre Abencotha, para solicitar un cambio en su actitud hacia los cristianos, éste respondió atándolo a un caballo y arrastrándolo hasta darlo por muerto.

La publicación del “Edicto del Primero de Mayo” tiene un efecto contrario al esperado y los moriscos atacan a la población cristiana, más tarde comenzaría el levantamiento de las Alpujarras (25 de diciembre de 1568), que ocasionará numerosos muertos en los pueblos de la zona a manos de los moriscos. En este marco se sigue desarrollando la labor de apostolado del trinitario.

El 25 de septiembre de 1569, murió como consecuencia de diversos suplicios que padeció desde el día 22 del mismo mes, en la localidad granadina de La Peza.

Su actividad en las Alpujarras le sirvió para ser conocido con el nombre de “Apóstol de las Alpujarras”.

La pieza cerámica 0263 (VER), situada en la fachada del sevillano santuario de María Auxiliadora, muestra al santo en pie, vistiendo el hábito trinitario y con un cuchillo clavado en el pecho. La mano derecha del santo lleva un corazón con las siglas JHS. Esta representación obedece a la forma en la que el Beato Marcos Criado alcanzó la muerte: estando celebrando la santa misa en La Peza, los moriscos entraron a buscarle y lo llevaron a un bosque donde fue impelido a renunciar a su fe, cosa que no hizo. Fue colgado de un árbol y tenido en esa posición toda la noche, al ver que continuaba con vida lo lapidaron y pensaron que había muerto, al ver el día 25 que continuaba con vida, le abrieron el pecho con un cuchillo y le procedieron a extraerle el corazón, sobre el que aparecieron escritas las letras JHS con gran resplandor.

Alfredo García Portillo. Julio 2008