Presentación   Historia   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LA ICONOGRAFÍA DE LOS SANTOS EN LOS RETABLOS CERÁMICOS

Alfredo García Portillo

 
VIRGEN DE LA MERCED

El día 1 de agosto de 1218, Pedro Nolasco, comerciante en telas, procedió a crear una orden laica que con el nombre de Celeste, Real y Militar Orden de la Merced, tenía como misión fundamental la redención de cristianos cautivos, bien por los musulmanes o por los piratas sarracenos y estuvo compuesta en su origen por religiosos y caballeros. Para ello contó con el apoyo del rey Jaime I el conquistador y del entonces jurista y luego santo, Raimundo de Peñafort. La fundación de la Orden tuvo lugar en la catedral de Barcelona con el apoyo del Arzobispo Berenguer de Palou. Según la tradición la Virgen de la Merced se apareció en sueños a Pedro Nolasco y le encargó la creación de una orden para la redención de cautivos.

Los mercedarios se encontraron presentes tanto en la conquista de las Islas Baleares, como en la del reino de Valencia, el 17 de enero de 1235, el papa Gregorio IX, desde la ciudad italiana de Perusa, les dio la regla de San Agustín.

Las primeras constituciones de la Orden datan de 1272 y en ella se ostenta el título de "Orden de la Virgen de la Merced de la Redención de los cristianos cautivos de Santa Eulalia de Barcelona". Desde 1317 se transformó en una orden exclusivamente clerical, en dicha fecha los 259 frailes mercedarios -laicos y clérigos- manifestaron así su deseo y nombrado general de la Orden Raimundo Albert, éste ordenó nuevas Constituciones, que se aprobaron diez años después.

La difusión de la devoción hacia la Virgen de la Merced creció por toda Cataluña y se extendió rápidamente por España, Francia e Italia y pasó rápidamente a América donde se ensanchó por todo el territorio americano.

A los tres votos tradicionales de pobreza, castidad y obediencia, los mercedarios pronunciaban un cuarto voto: " estar dispuestos a entregarse como rehenes y dar la vida, si fuese necesario, por el cautivo en peligro de perder su fe", testimonio y ejemplo de personas que se entregaron como rehenes son: San Serapio, San Pedro Armengol y San Ramón Nonato. Los mercedarios llevan sobre su pecho el escudo de la Orden lo que simbolizas que deben ejercer la caridad en grado heroico, en fuerza de un mandato divino.
Desde 1812 en que la esclavitud quedó abolida se transformó en una orden caritativa a través de una reforma que llevó a cabo el chileno fray Pedro Armengol.

En los retablos cerámicos encontramos varios tipos:

La Virgen sola: La antigua pieza arcense número 0598 (VER), nos muestra a Nuestra Señora en pie con el manto mercedario, común en las representaciones artísticas anteriores al siglo XVII, está coronada como reina de los ángeles y posee como tal, el cetro, a sus pies la media luna, pues de tal forma se la representa en el Apocalipsis: “Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del Sol, con la Luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”. En su pecho el escudo de la orden mercedaria ya que fue nombrada madre y fundadora de la orden, que pasamos a describir: El escudo está cortado y blasonado y tiene como timbre la corona real, que es la de mayor distinción. El escudo se divide en tres partes: 1.- Los cuatro palos de gules (nombre heráldico del color rojo), fueron utilizados por los condes de Barcelona desde el siglo IX. 2- La cruz de plata, que es la antigua insignia de la Catedral de Barcelona, concedida a los mercedarios el día de la fundación de la Orden, el día 10 de Agosto del año 1218, por el Obispo Don Berenguer de Palou. Al ser el símbolo de Cristo se coloca en jefe (denominación heráldica del lugar principal). Se coloca sobre el escudo de Aragón en honor e Jesucristo. 3.- La Corona, concedida por el rey Jaime I el Conquistador. También aparece sola en la pieza 0772 ubicada junto al torno de las hermanas mercedarias de la misma localidad. En ella la Virgen viste el hábito blanco de la Merced, que fue adoptado de este color para que los mercedarios al actuar en el norte de África pudiesen pasar más desapercibidos, en esta ocasión la Virgen muestra unas cadenas en su mano izquierda como símbolo de la redención de cautivos, que simbolizados por manos orantes se sitúan en la zona inferior del retablo.

La Virgen con el Niño: Las piezas jerezanas 0733 (VER) y 0650 (VER), nos muestran a la Virgen llevando en brazos al Niño y en ellas además de los aspectos comentados con anterioridad, encontramos a dos personas cautivas de rodillas ante ella y unidas a Nuestra Señora por una cadena, que como hemos analizado son símbolo de la redención de estos. La posición en que se encuentran es una reminiscencia de las Vírgenes de la Misericordia que cobijan bajo su manto a aquellos a quienes protegen. En este caso la protección se muestra en el símbolo de la redención.

Pieza cofrade: La Virgen de la Merced, de la sevillana cofradía de Pasión, se muestra en la pieza 0849 (VER). Esta imagen que procesionó hasta 1966, hoy se encuentra cedida en depósito a las hermanas mercedarias en el Convento de San José en la Plaza de las Mercedarias,  muestra una ráfaga coronada por doce estrellas que simbolizan a las 12 tribus de Israel y que hace también recordar el párrafo citado del Apocalipsis.

Alfredo García Portillo. Septiembre 2008