Presentación   Glosario   Textos   Autores   Índices   Noticias   Colaborar   S O S   Otros   Mapa Web  
.
 

LIBRO DEL MES. JUNIO 2017

 


 

La actual visión de la historia, en la que interesa sobremanera conocer el comportamiento de las clases populares en un pasado, justifica sobradamente la aparición del presente libro. Jesús Palomero nos lleva a través de sus páginas a la Sevilla del pasado y nos informa de la religiosidad popular de sus habitantes en su modalidad callejera, es decir, fuera de su comportamiento convencional en el interior de las iglesias.

En un pasado en que el espíritu religioso dominaba por completo el transcurrir de la vida civil, no es extraño advertir que la calle estaba ocupada por símbolos religiosos ante los que los ciudadanos proyectaban sus sentimientos, buscando generalmente protección y amparo en las circunstancias y vicisitudes de la vida cotidiana. Defensa de la enfermedad y protección de las maquinaciones del demonio eran las principales súplicas dirigidas a las imágenes colocadas en los humilladeros y también en los retablos callejeros. Estas imágenes estaban dedicadas en su mayor parte a la Virgen María en sus advocaciones más populares y a Cristo en los principales pasajes de su Pasión. Sobre estos últimos el autor menciona su papel sustitutorio de las imágenes que se custodiaban en el interior de parroquias o iglesias de hermandades para poder rezar ante ellas en el caso de que el edificio religioso donde se guardaba la imagen titular estuviese cerrado.

Interesante es la presencia en las calles de numerosas cruces que sacralizaban un lugar determinado induciendo al ciudadano a formular una plegaria o a la ejecución con la mano de la señal de la cruz.

Todo este florecimiento de la imaginería en la vida pública se extinguió en el siglo XIX cuando sucesivas legislaciones prohibieron su existencia, por entender que obstaculizaban el normal desenvolvimiento callejero, aunque en realidad sucumbieron ante las acometidas de la mentalidad laica y antirreligiosa que presidió la actividad política en dicha centuria. Son muy escasos los testimonios de imágenes callejeras del pasado que han llegado hasta nuestros días, aunque el brillante resurgimiento de las hermandades penitenciales ha potenciado la aparición de nuevas imágenes de devoción popular. La mayor parte de ellas son representaciones de azulejos enmarcadas por leves molduras arquitectónicas, protegidas por un tejaroz y flanqueadas por faroles. Las imágenes titulares de las hermandades pueden de esta manera recibir culto de sus devotos cuando estos transitan por los aledaños de los templos, ya que dichas imágenes están siempre adosadas a sus muros.

De esta manera se perpetúa en el presente una costumbre que tuvo una enorme profusión en el pasado, propiciando al mismo tiempo que reproducciones de dichos retablos sean colocadas en fachadas de domicilios particulares. Por otra parte la industria cerámica produce imágenes reducidas en azulejo de las más populares advocaciones, que pasan a servir de elemento decorativo y devocional en el interior de las viviendas. Es une suma este trabajo donde púlpitos, humilladeros, cruces, capillas abiertas, retablos y triunfos se estudian en relación con la religiosidad popular, una valiosa aportación a la corriente investigadora histórico-artística tendente a proporcionar referencias que permitan entender desde el punto de vista antropológico el comportamiento socio-religioso de nuestros antepasados.

ENRIQUE VALDIVIESO

 
FICHA TÉCNICA

Formato: 200 x 298 mm.
Número de páginas: 92.
Encuadernación: Rústica.
Cubierta e imágenes interiores a color.
Edita: Obra Cultural del Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Sevilla. Sevilla 1987.
Textos: Jesús Palomero Páramo.
Fotografías: Ángel Bajuelo y Fernando Salazar.

 
 
 
www.retabloceramico.net
Email: retabloceramico@gmail.com
PÁGINA PRINCIPAL